Colegio De Abogados De Cáceres

Información sobre el Colegio de Abogados




Los Colegios de Abogados son corporaciones de derecho público amparadas por la ley y reconocidas por el Estado, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines


Los Colegios se rigen por las disposiciones legales estatales o autonómicas que les afecten, por el Estatuto General de la Abogacía Española, por sus Estatutos particulares, por sus Reglamentos de régimen interior y por los acuerdos aprobados por los diferentes órganos corporativos en el ámbito de sus respectivas competencias.


Los fines esenciales de los Colegios de Abogados, en sus respectivos ámbitos, son:


  • la ordenación del ejercicio de la profesión
  • la representación exclusiva de la profesión
  • la defensa de los derechos e intereses profesionales de los colegiados
  • la formación profesional permanente de los abogados
  • el control deontológico y la aplicación del régimen disciplinario en garantía de la sociedad
  • la defensa del Estado social y democrático de derecho proclamado por la Constitución y la promoción y defensa de los Derechos Humanos
  • la colaboración en el funcionamiento, promoción y mejora de la Administración de Justicia.

En concreto, los Colegios de Abogados deben velar para que a ninguna persona se le niegue la asistencia de un letrado para la defensa de sus derechos e intereses.


Los colegiados tienen los siguientes derechos en relación con el Colegio de Abogados al que estén incorporados:


  • Participar en la gestión corporativa
  • Recabar y obtener de todos los órganos corporativos la protección de su independencia y lícita libertad de actuación profesional.
  • Aquellos otros derechos que les confieran los Estatutos particulares de cada Colegio.

De igual manera, los colegiados tienen los siguientes deberes:


  • Estar al corriente en el pago de sus cuotas, ordinarias o extraordinarias y levantar las demás cargas colegiales.
  • Denunciar al Colegio todo acto de intrusismo que llegue a su conocimiento, así como los casos de ejercicio ilegal y de falta de comunicación de la actuación profesional.
  • Denunciar al Colegio cualquier atentado a la libertad, independencia o dignidad de un abogado en el ejercicio de sus funciones
  • No intentar la implicación del abogado contrario en el litigio o intereses debatidos, ni directa ni indirectamente, evitando incluso cualquier alusión personal al compañero y tratándole siempre con la mayor corrección.
  • Mantener como materia reservada las conversaciones y correspondencia habidas con el abogado o abogados contrarios, con prohibición de revelarlos o presentarlos en juicio sin su previo consentimiento.

Aviso legal